No le tengas miedo al miedo

No le tengas miedo al miedo

No le tengas miedo al cambio. Es más, no le tengas miedo al miedo. Este sentimiento tan criticado por muchos seguidores de la nueva era y psicólogos es tu forma natural de mantenerte alerta, despierto y con los pies en la tierra. Es tu mecanismo de supervivencia y las primeras señales que recibes desde lo más profundo del corazón para recordarte que aunque estás vivo no eres todopoderoso ni mucho menos invencible.

Así que si has llegado al momento o punto de quiebre, imagínate que estás sobre una cuerda floja, donde debes tomar una de las decisiones más importantes de tu vida (renunciar a tu trabajo, terminar una relación amorosa, iniciar un nuevo negocio o migrar hacia otro país) es perfectamente normal que el miedo lo sientas a flor de piel y que hasta los huesos te tiemblen o duelan. ¿Estás vivo verdad o eres un trozo de plomo o cuarzo frío?.

Gracias al miedo o a esa sensación de angustia que a veces te puede robar el aliento, hasta tu sexto sentido se potencia al máximo impidiendo que tomes a la ligera un camino errado o una decisión que pueda pesarte por años. Pero no te equivoques ni mucho menos confundas términos o sensaciones. Una cosa es sentir miedo y entonces agudizar tus sentidos, moverte, voltearte, cambiar direcciones, barajear ideas, reformularte y actuar; y otra muy distinta es sentir terror o pánico. Estos últimos sí son altamente peligrosos porque te inmovilizan y hacen que el tren de las oportunidades pase frente a tus ojos sin pena ni gloria. No te montas. No te mueves. No haces nada.

En una entrevista el cantante español Raphael comentó (en pocas o más palabras también lo expresó en su momento Rocío Durcal) que el día que dejara de sentir miedo en el escenario sería su último momento en las tablas. Porque el miedo o esas hormiguitas que sentía por su cuerpo cuando subía el telón era lo que más disfrutaba y lo que lo motivaba a entregarse en cuerpo y alma. También -esa extraña sensación que revoloteaba por su cuerpo- lo mantenía totalmente concentrado mientras hacía realidad su sueño (cantar en grandes escenarios por todo el mundo).

Así que adelante. Quizás el miedo que sientes por una decisión importante que estás a punto de tomar; puede ser una señal de que los grandes cambios en tu vida están por llegar.

“Estás tan acostumbrado a inventar culpables para justificar todo lo malo que te sucede, que no te das cuenta que eres TÚ MISMO quien construye los factores del bienestar o fracaso. TÚ MISMO, junto con el entorno que te rodea, provocas un destino de infinita prosperidad y abundancia o un ambiente regular o desastroso”.

TÚ DECIDES la realidad que quieres vivir,

Mabel Barazarte / Gonzalo Galindo

Directores del portal / DobleFelicidad.com
Reiki / El arte de sanar con tus manos

Dejar una respuesta